Saltear al contenido principal

Una joya personal y única

Una Joya Personal Y única
Hoy os contaré como ha sido la experiencia de crear el anillo de compromiso de una de mis amigas, y además la menos convencional de todas.. Osea que la palabra difícil se hacía corta.
Bueno no… Qué mejor que sean ellos quienes os lo cuenten ¿no?

Pau:

Cuando decidí que quería casarme con mi actual pareja, María, la decisión a tomar era el anillo. Ella es una persona nada convencional, y conociéndola, tenía claro que no podría encontrar nada que me encajara en las tiendas de mi ciudad, y por Internet los precios de alguna cosilla que creía podía encajarle eran tan prohibitivos que dejaban de ser una opción. Además, en cualquier caso, una joya comprada, sin haber tenido nada que ver en el proceso de su creación, me parecía una forma muy fría de demostrar mi amor. Afortunadamente, ya conocía a Rebeca/SiuSiu Joyas, y fue la elección directa.
Cuando le planteé la idea del anillo, me preguntó que idea tenía. Le conté que somos una pareja que amamos el mundo en el que vivimos y la naturaleza, y quería que el anillo tuviera alguna relación. Mi idea era hacer que el anillo inspirado en un árbol, con las ramas y las raíces… Además le envié varias fotos de anillos con precios prohibitivos y nada personales que sabía que a María le gustaban. Me envió un dibujo de la idea que yo le había trasladado y ciertamente, era preciosa, sencilla y sutil. No era como yo había imaginado, era mejor! Y aunque a mi me encantara, conociendo a María no acabaría de funcionar, pero era un muy buen comienzo.
Después vino la elección de la piedra tuvimos otra extensa charla. Finalmente nos decantamos por una piedra del tamaño de un planeta (como ya os he dicho, María es un poco extravagante), al margen del tamaño, la forma de la piedra implicaba modificar el diseño, así que antes de ponerse a ensamblar, Rebeca me pasó un dibujo de como sería definitivamente teniendo en cuenta las especificaciones de la piedra. Éste no me convencía tanto, porque era mucho más extravagante que el anterior, pero ciertamente a María le iba a encantar (aunque con ella nunca se sabe…).
Ya para rematar la faena me dio a elegir los colores de lo que serían las ramas, yo elegí el óxido, y ella me recomendó el plateado.
—De plateado a óxido siempre se puede hacer, y además, las fotos que me pasaste, todos son plateados. —estos fueron sus argumentos que esgrimió, totalmente imbatibles!
En un abrir y cerrar de ojos ya tenía en mis manos esta obra de arte.
No os dejaré con las ganas, se lo pedí, y dijo que sí!!! Y os lo creáis o no, el anillo le encantó!! Yo todavía no me lo creo, porque he sido incapaz de regalarle unos zapatos o ropa que le gusten 🙁
Como experiencia debo decir que ha sido absolutamente positiva, Rebeca me ha guiado a la perfección durante todo el proceso, aunque en algún que otro momento he tenido que pedir ‘feedback’ para conocer el proceso (mi caso también es particular: además de conocerla, se nos cruzaron las fiestas de Navidad, que le supuso mucho trabajo y al no tener yo prisa, ya le dije que se lo tomara con calma).
No sé el tema de la pedida y encontrar el anillo como se encara en general, pero a mi, solo de pensarlo ya me venían los agobios y los nervios, y quiero agradecer muy especialmente a Rebeca que lo haya hecho tan sencillo y acertado. De ninguna otra forma hubiera salido todo tan a pedir de boca ni tan tranquilamente.

María:

¡NO ME LO PODÍA CREER!

Llegó por sorpresa el momento que sabía que ya jamás iba a llegar…y en medio de una sesión de fotos en la que lo estábamos pasando genial…buscó algo en su bolsillo, bajó su rodilla y me hizo la pregunta…

Y en su mano…la historia más bonita de mi vida…

Cuando al fin pude darme cuenta de lo que estaba pasando, (todavía me cuesta hoy, más de un mes después) pude besarle, enfadarme (¡me había engañado!), abrazarle, saltar, besar a Sugus (nuestro perro) y … decirle que sí!!!! En ese momento pude admirar lo que ya formaría, desde aquel momento, parte de mí

Adoro el arte, el amor, la amistad, la naturaleza, las energías, el violeta…y esta joya no solo tiene todo esto, tiene mucho más. Y es que es única y es para mí, habla de mí y de mi vida.

Adoro éste anillo no solo por lo que representa (que ya es increíble para mi), sino porque lo ha creado él para mí, mi gran amor y nada menos que con el talento de mi gran tesoro, la mujer detrás de la marca, mi Rebeca.

Tengo un gusto un tanto peculiar y muy poco convencional…pero éste anillo me representa completamente.

Sin saberlo, es justo lo que quería…el color, la forma, el tamaño…

No siento interés por las piedras preciosas, considero que el verdadero valor de una joya está en el diseño, en la capacidad de transmitir y éste anillo habla de eso.

Además, es maravilloso todo lo que significa y transmite su cristal, la amatista…justo lo que necesito en mi vida. Se caracteriza por transformar actitudes, situaciones y vivencias negativas en actitudes positivas, alegres y tranquilas; con la doble funcionalidad de llegar no solo al cuerpo sino al pensamiento. Me chifla!

Admiro cada día de mi vida ésta obra de arte…que no solo habla del amor de Pau, sino de nuestro amor mutuo, por nuestra familia, por el futuro y además… LO HA CREADO ELLA.

Solo puedo agradecer a SiuSiu Joyas por estar al frente de este reto y conseguir todo mi amor, admiración y respeto por ti; te quiero Rebeca.

 

¿Bonito verdad?

Creo que no he escuchado mejor manera de pedir matrimonio. No te lo esperas, no te lo crees, pero puedes revivirlo otra vez gracias a unas preciosas fotos que lo significan todo.

Gracias, a los dos.. Por vivirlo todo con vosotros desde el principio. Desde los nervios de Pau por saber si habíamos acertado hasta la inmensa felicidad y sorpresa de María.

Era todo un reto, pero conseguimos enamorarla con una joya que hace que la mires y solo la veas a ELLA. Que al fin y al cabo, es lo mejor que puede pasar con algo tan especial.

Un placer amigos.. ¡Estoy deseando saltar de felicidad en vuestra boda!